Todo lo que necesitas saber para establecer OKRs en tu organización

Escrito por | 1 de julio de 2019

Elementos que componen un OKR

Comencemos por lo básico: un objetivo es una meta aspiracional diseñada para impulsar a la organización en una dirección y un resultado clave es una meta específica medible.

El objetivo es representado con palabras que definen una meta y el resultado clave con números que pueden ser cuantificados, algo muy similar a un KPI (Indicador Clave de Rendimiento).

Estos dos elementos son la estructura fundamental de este marco de trabajo y cada uno debe cumplir con lo siguiente:

Objetivos (O)

  • Responde al QUÉ queremos lograr.
  • Provee de un rumbo y dirección clara.
  • Es significativo, concreto, orientado a la acción e inspiracional.

Ejemplos: Ganar el Superbowl

Resultados Clave (KRs)

  • Responde el CÓMO se va a lograr el objetivo.
  • Se cuantifica mediante unidades, cantidades, montos, etc.
  • Es específico y de tiempo limitad. Es agresivo pero realista, debe ser medible y verificable.

Ejemplo: Que el ataque cubra más de trescientas yardas por partido.

El punto de partida

Si estás por comenzar por primera vez con los OKRs, este es el momento ideal para revisar la Misión, Visión y Estrategia de la organización; con ello en la mente, alinear estos valores con tus OKRs, puesto que frecuentemente, tanto la misión como la visión indican el rumbo en que las acciones deben moverse.

También, es una oportunidad para corregir todo aquello que la misión y visión de la organización no logra transmitir, desde luego, este es un asunto que normalmente concierne  a una junta directiva, socios y dueños, pero no olvides que estas metas deben ser aspiracionales y generar un verdadero sentido de la dirección.

Alineación

Una vez que tengas claro los valores principales de la organización, podrás comenzar con los primeros Objetivos y Resultados Clave, al conjunto de los primeros OKRs alineados directamente bajo la estrategia corporativa les llamaremos OKRs corporativos.

Las mejores prácticas indican que debes crear de 3 a 5 objetivos y de 1 a 3 resultados clave para cada objetivo.

Idealmente, quienes deban participar en la creación de los OKRs corporativos son los dueños del negocio, la junta directiva, socios,  gerentes, managers.

Entre más opiniones tomes en cuenta –por ejemplo, proveedores y clientes–, podrás  tener una visión amplia e informada que te ayudará a consolidar OKRs corporativos más reales y ambiciosos.

Una vez definidos tus OKRs corporativos, comunícalos. Colócalos en un lugar donde todos puedan verlos y tengan claro qué es lo se quiere lograr y cómo se planea lograrlo.

Las organizaciones medianas, deberán crear un segundo conjunto de OKRs, esta vez, a nivel de área o departamento. Para comenzar, solo mira hacia arriba; dónde encontrarás los Resultados Claves corporativos. Ahora, crea nuevos OKRs que cumplan a la expectativa y contribuyan a alcanzar las metas, en otras palabras, que estén alineados. A este nivel le llamaremos OKRs de área.

Por último –dependiendo del tamaño de la organización–, es posible que necesites un último conjunto de OKRs, uno enfocado a cada esfuerzo individual que, así mismo, se alinee con su nivel superior, cumpliendo con las mismas prácticas antes –de 3 a 5 objetivos y de 1 a 3 resultados clave–, a este nivel le llamaremos: OKR individuales.

Al separar por niveles organizacionales los qué y los cómos y habiendo designado responsables para cada OKR, podremos micro-gestionar y monitorear el progreso.

Al medir el desempeño de tus OKRs, en algunas ocasiones no lograrás alcanzar un 100% –y está bien– sé paciente, la recompensa se obtiene al obtener valiosa información e indicadores del porqué no se alcanzaron las metas. Así, podrás realizar ajustes –sin justificar el fracaso ni reducir la expectativa– te acercarán en cada esfuerzo a la meta.

Si puedes imaginarlo, hemos hecho una pirámide en cuya cima encontraremos los OKRs corporativos y de cuyos Resultados Clave derivan nuevos OKRs a nivel de área y a su vez OKRs a nivel individual. Representando la base de la pirámide un 70% de todo el esfuerzo organizacional.

Cadencia y medición

Asignarle una temporalidad a los Objetivos y una caducidad a los Resultados Clave, permitirá medir de manera más efectiva los avances, crear un buen ritmo de continuidad al revisar en cada periodo los avances realizados y hacer los ajustes necesarios.

Establece una temporalidad trimestral “Q” (Quarter en inglés) a los Objetivos y a los Resultados Clave una caducidad que puede ir desde 1 mes a un 1Q; desde luego, cada escenario es diferente y con práctica, podrás establecer mejor el marco de tiempo que más se ajuste a tus necesidades.

Recomendamos encarecidamente que cada equipo haga una revisión semanal para qué, junto a asesores y colaboradores midan y discutan sobre su progreso.

Fuentes: «What you Need to Know – An Overview of OKR Best Practices«

Atiim

Comienza hoy a potenciar tu organización con la plataforma de OKRs más potente en español.

Agencia Eón

No somos solo tu agencia, somos tu equipo de marketing. ¡Construyamos algo increíble juntos!


OKRs julio 1, 2019

Comienza a generar los OKRs para tu organización ahora mismo.

Un espacio seguro donde correr riesgos es una ventaja. Define iniciativas de forma colabortiva con un enfoque de diseño y sistemático.

Pruébala ahora

Artículo anterior

Hablemos sobre liderazgo